sábado, octubre 16, 2021
Home > Bandos > EXPOSICIÓN MUJERES Y OFICIOS DE ANTAÑO

EXPOSICIÓN MUJERES Y OFICIOS DE ANTAÑO

Grupo de mujeres a la salida de una fábrica de mazapán

A principios del siglo XX los oficios de las mujeres de Ajofrín estaban relacionados con la actividad económica de la época. De este modo, las ocupaciones que ejercen son en las fábricas de mazapán, utensilios de esparto, labores agrícolas (rebuscando aceituna, vendimiando o trillando), “servir” en casas, cocineras, costureras, yendo a por agua a la fuente con el cántaro, lavanderas o “mondongueras” en las matanzas del cerdo…, entre otras ocupaciones.

En esta exposición se encuentran las imágenes de oficios de antaño, fotografías que tienen detrás una historia que nos cuentan nuestras mujeres de Ajofrín.

En el mazapán…

En Ajofrín y Sonseca han existido y todavía existen fábricas de mazapán. Muchas mujeres han trabajado realizando este dulce típico navideño por lo que es una actividad económica de temporada con contratos discontinuos. Las mujeres iban andando a las fábricas de Sonseca, muchas de ellas menores de edad.

Vendiendo…

La venta en puestos ambulantes ha sido frecuente. Todo el mundo recuerda el típico carrillo de venta de bastones de caramelos, habas de las indias, pipas, cañamones, trigo tostado, guijas tostadas o los tradicionales tostones que todavía se comen en la feria y romerías. Todavía se conserva la rifa de las almendras en las fiestas: Tomasa, Olimpia y Petra llamada “tía triguera”. La familia de los “Lachos” recorrían los pueblos vendiendo tostones.

A por agua…

Las mujeres iban a por agua con los cántaros a las dos fuentes que todavía existen en el municipio: El Caño Viejo, Los Cuatro Caños, actual Fuente de San Ildefonso o La Mondonga. Es una imagen muy tradicional de la época.

Entre costuras

Siempre han existido diferentes talleres de costura en el municipio, tanto para confeccionar su propia ropa, como para coser para el exterior. Otras labores muy habituales era hacer ganchillo o punto o rematar guantes de lana. En la calle Real, cerca de la pescadería hubo un taller de guantes. Nombres como Amalia que vivía en la Plaza de la Iglesia o Julia o Paquita o las “Lugas” son famosas por su costura.

De matanza…

Antiguamente casi todas las familias hacían matanza del cerdo. Las mujeres con su tradicional mandil se ocupaban durante días realizando los preparativos (cortando cebolla, ajos, especias, comprando tripas de cerdo…). El día de la matanza, la “mondonguera” se encargaba de recoger y remover la sangre del cerdo, de mezclar las especias para realizar la longaniza y la morcilla, de henchir las tripas con la máquina y de preparar para comer a todos los que participaban en la matanza de las primeras tajadas de cerdo.

En el campo…

Las mujeres realizaban las labores agrícolas. En la aceituna se encargaban de recoger los suelos y rebuscar, la recogida de la cosecha de la cebada y el trigo, también se trillaba, vendimiaban o arrancaban guisantes, garbanzos, algarrobas y alcaceñas.

El esparto

Todavía existen pilas de piedra y mazas en algunos patios donde se machacaba el esparto. En Ajofrín hubo un auge del esparto muy elevado en los años…. Era una labor que se realizaba en familia y vecinos. Las principales tareas eran recoger la planta en la sierra, machacar, realizar pleita, ataderos, lías, tomizas y posteriormente utensilios tejerlo con unas agujas y se realizaban cubiertas, alforjas, zurrones, espuertas, serijos, alfombras… En la actualidad, este tipo de enseres está de moda en las casas.

Entre fogones

En las casas antiguas siempre existía una cocina con chimenea donde se cocinaba al fuego con unas trébedes y un poyete de barro, incluso en algunas casas había hornos para hacer el pan. Era muy típico hacer el cocido o café en el puchero de barro, las migas en una sartén con mango largo, o gachas. En nuestra tierra era muy típico elaborar las carnes y pescados estofados, arroz con liebre, liebre salpimentada, conejo, sopas de ajo, patatas rehogadas, puches… El cordero solo se comía en las bodas.

A servir

Este oficio era una práctica muy común en las familias con muchos hijos e hijas. Ofrecían una hija a alguna familia adinerada para servir en sus casas como criada interna. Tanto en el pueblo como en las ciudades, algunas mujeres servían en Madrid o Toledo y si se echaban un novio allí, ya se quedaban en esa ciudad a vivir.

Madres

Las mujeres a principios del siglo pasado tenían muchos hijos e hijas. Cuando se casaban era importante quedarse embarazada el primer año. Habitualmente, tenían bastantes hijos, no se usaban métodos anticonceptivos. Y la mortalidad infantil era muy elevada, causada por las enfermedades, el escaso desarrollo de tratamientos y que no había sanidad pública, pues se morían niños y niñas y se desconocía la causa muchas veces. Los partos se producían en casa, a veces casi en el campo, realizando tareas agrícolas y si era complicado o venían gemelos, la supervivencia era complicada. Las mujeres sufrían en primera línea la muerte de sus hijos.