viernes, septiembre 25, 2020
Home > Turismo > CONVENTO DE LA ORDEN DE LAS DOMINICAS DESCALZAS.

CONVENTO DE LA ORDEN DE LAS DOMINICAS DESCALZAS.

Vista exterior del convento desde la Plaza de las Monjas.

El Convento de la Orden de las Dominicas Descalzas, en sus inicios, era conocido como el Monasterio de la Descensión. Fue fundado en 1611 por una vecina de la Villa de Ajofrín, Juana Criado, por deseo de su confesor y director espiritual, Fray Melchor Cano, fraile del Convento de San Jacinto, de Madridejos (hoy desaparecido). Fue ya en 1932 cuando el monasterio se incorporó oficialmente a la 2° Orden Dominicana.


Placa que hace mención a Juana Criado

“En este lugar y sitio se ha de fundar un convento de monjas de mi Orden, para mucha gloria de Dios, y su fundadora ha de ser aquel arrapiezo”, dijo, señalando a la sierva de Jesucristo que se hallaba presente.

Escultura de Fray Melchor Cano

El Señor Cardenal Arzobispo de Toledo Don Bernardo Sandoval y Rojas autorizó la fundación el 25 de junio de 1611, quedando este convento sujeto a su jurisdicción. Siendo rey de España Felipe III.

En la Guerra Civil de 1936, las hermanas no tuvieron más remedio que abandonar el monasterio, alguna se escondió en el mismo pueblo, otras sin embargo huyeron.

El monasterio pasó en esas fechas a convertirse en cárcel y de allí se sacaban a los detenidos para asesinarlos. De hecho, según la Causa General, hay constancia de que dos personas fueron asesinadas en la huerta del convento. En 1946, regresaron las monjas que habían logrado sobrevivir y comenzaron con los nuevos trabajos

Vestíbulo acristalado del convento con vistas al patio interior

El Convento de las Dominicas Descalzas, cuenta con un patio central con cuatro pandas de columnas y dos pisos de altura. En el lado sur, se disponen las celdas de las monjas. En el lado este, se dispone la iglesia con planta rectangular. Contaba con una cabecera plana y dos coros, adornada por seis altares. En el retablo del altar mayor, había una pintura de la “Descensión de la Virgen imponiendo la casulla a San Ildefonso”.

Imagen del pozo en el patio interno

En el presbiterio había dos repisas donde estaban colocadas las imágenes de San Pedro y San Andrés. Frente a la puerta estaba colocado un altar en el que se veneraba a la divina Pastora.

Todo esto, durante la Guerra Civil sufrió grandes desperfectos, quedando destruido gran parte del convento.

Imagen del cuidado jardín del convento

Actualmente el convento de la orden de las Dominicas Descalzas está abierto con horario restringido a las misas que ofrecen. Pero si quiere conocer la pequeña iglesia, las Dominicas le recibirán con gusto.